El Tweet y su responsabilidad penal

La difusión del contenido de un tweet no queda limitada a un círculo específico, a pesar de que el usuario haya creído o deseado que tuviera un alcance concreto, pues el propio funcionamiento de Twitter hace que cualquier contenido pueda dar la “vuelta al mundo”, gracias a mecanismos aparentemente tan sencillos como el “retweet” , con el que enviará una determinada noticia o información a sus “followers” y a partir de ahí no es posible garantizar con exactitud la relevancia que haya tenido el contenido del mismo.

No obstante, como ha apuntado Javier Girón en delitosinformaticos.com, en ocasiones el contenido de un tweet puede manifestar expresiones que lesionan la dignidad de una persona, perjudicar la estima o reputación de otra, o bien atribuir falsamente a una persona la comisión de un delito. A este tipo de tweets se les de nomina  “Twibel”, acrónimo de “Twitter libel”, es decir, tweet difamatorio, cuya autoría está castiga penalmente. Igualmente se les suele aplicar este calificativo a aquellos dedicados a la difusión de un contenido ilícito, como puede ser la pornografía infantil, la datos de carácter personal, hechos descubiertos ilícitamente, etc., serán castigados como autores del delito que corresponda. Por tanto, aquéllos usuarios que en su utilizacion de Twitter caigan en injurias o calumnias o cometan delitos en el que la conducta castigada penalmente consista en la difusión, existirá una responsabilidad penal.

Fuente: Delitosinfomaticos.com