Cuentacuentos en la Biblioteca de Andalucía

Carabunco Ediciones

Desde enero de 2012 vengo reseñando la colección “Carambuco Cuentos”, la primera colección de cuentos adaptados a la Lengua de Signos Española (LSE) editada por Carambuco Ediciones. Mi pasión por la lectura en general y, sobre todo, por la literatura infantil (LIJ) en particular, me llevó a embarcarme rápidamente en unas de las líneas de trabajo, la de reseñas literarias, que entró en la operativa diaria de BiblogTecarios, un proyecto web colaborativo donde distintos profesionales del área de la información y la documentación compartimos noticias y opiniones sobre asuntos de interés en nuestra área de conocimiento.

La colaboración con Carambuco surgió de manera espontánea, en parte gracias a las virtudes del mundo conectado en el que vivimos a través de las redes sociales. De hecho, esta editorial no formaba parte del listado de editoriales con las que BiblogTecarios tenía establecido algún tipo de acuerdo para la realización de reseñas a sus publicaciones, da igual el público a las que fueran dirigidas. Fue Susana Peix, compañera de profesión, bibliotecaria especialista en LIJ de Villanueva y Geltrú (Barcelona) y autora de cuentos de esta colección, la que un día me sorprendió, a través de mensaje privado, por una conocida red social. Aunque la colaboración que me solicitaba se ha hecho realidad hace muy poco, ya me arrastró de lleno al mundo Carambuco en el que ahora me encuentro inmerso y, todo hay que decirlo, encantado de ello. “El Sol llega tarde”, cuento de la propia Susana, fue mi primera reseña de esta colección en BiblogTecarios. Desde entonces no he parado. De hecho, en estos momentos estoy trabajando en la reseña del recién publicado: “Chim y el tiramisú”.

¿Por qué os cuento todo esto?

Porque creía necesario poneros en antecedentes para explicaros la actividad de animación a la lectura “inclusiva” que he tenido la oportunidad de organizar en los espacios de la Biblioteca de Andalucía el pasado lunes 23 de junio de 2014. De nuevo, una serie de circunstancias me acercaron a esta colección de cuentos. Esta vez, fue Montserrat Balada, otra autora de la colección, la que contactó conmigo para comunicarme que, durante el mes de junio, pasaría unos días de vacaciones por un pueblo de Andalucía y estaría encantada de poder presentar la colección Carambuco en Granada a través de un cuentacuentos. Rápidamente recogí el guante y, encantado, me puse a organizar el evento con la mirada puesta en la diversidad y la inclusión.

Desde mayo de este año presido la Asociación MÍRAME de apoyo a familias y personas con trastorno del espectro autista de Granada. Uno de nuestros principales objetivos van dirigidos a conseguir una Sociedad inclusiva en la que tengan cabida, y vivan en armonía, todas las personas independientemente de sus particularidades y necesidades individuales. De ahí la intención de hacer, de esta actividad, una actividad inclusiva en la que todos los niños y niñas compartieran un espacio de animación a la lectura sin tener en cuenta sus necesidades específicas. Desde luego los cuentos Carambuco se dan a ello por su propia naturaleza y contexto en el que nacen. Por este motivo el cuentacuentos fue de entrada libre y gratuita para todos los niños y niñas que quisieran asistir. Fue muy fructífero compartir el espacio y convivir en un contexto de diversidad. Y digo todos y todas: niños y niñas con autismo, niños y niñas sordos y sordas, pequeños y pequeñas de Aldeas Infantiles, niños y niñas sin necesidades específicas, padres y madres… Todas las personas unidas por la literatura infantil, por la historia del tierno e “El elefante Mainú y la amistad” (última publicación de Monserrat Balada en la colección).

A continuación, aunque con un toque casero, os dejo un montaje de vídeo con pequeños retales de la historia magníficamente narrada por Montserrat Balada:

No tengo más que agradecer a todas y cada una de las personas que forman parte de la familia Carambuco el hecho de que me hagan sentir parte de la misma y también a la Agrupación de Personas Sordas de Granada y Provincia por su colaboración con la intérprete en el cuentacuentos organizado.

Espero que ésta sólo sea la primera colaboración de otras tantas que puedan ir sucediéndose en el tiempo. En Granada la gente se ha quedado con ganas de más. El tesón y el cuidado en la edición de los cuentos, la inclusión como bandera en las formas de llegar al público infantil, los valores de las historias narradas, etc., han calado entre los asistentes al cuentacuentos.

Ahora soy yo quién lanza el guante a Carambuco Ediciones, ¿para cuándo una colección de cuentos adaptados a pictogramas? El colectivo que vivimos diariamente con el autismo estaríamos encantados de poder contar con una colección adaptada a las necesidades de nuestros niños y niñas, que estoy seguro que estaría tratada con el mismo cariño que la colección de la que hemos hablado en este post.

¡Evita las sanciones del GDPR!