El concepto de curación de contenidos

En este primer post de la serie, voy a esbozar qué se entiende por curación de contenidos (content curation) y por qué se está generando tanta conversación en torno al término.  Además, apuntaré algunas ideas importantes que desarrollaré en las entregas posteriores.

A estas alturas, seguramente al lector no se le escapan los cambios que ha sufrido el marketing: del marketing tradicional, basado en la difusión masiva y unidireccional de mensajes, hemos pasado al marketing 2.0, basado en las redes sociales y en la conversación. Un concepto central dentro del marketing 2.0 es la llamada “vinculación”, o “engagement”: ya no sólo se busca convencer al consumidor de que adquiera los productos de la marca, sino que se pretende que se comprometan con la marca, que se conviertan en fans del producto.

Los contenidos juegan un papel muy importante en la creación de vínculos con el consumidor. Pensemos en sobre qué hablamos cuando conversamos en las redes sociales: podemos hablar sobre nosotros (qué hacemos, cómo nos sentimos), sobre los demás… o sobre contenidos (posts, vídeos, imágenes, …).. Como nos dice el artículo de la Wikipedia sobre el marketing 2.0, los contenidos sirven como combustible para las conversaciones.

Se dice entonces que las empresas han de pasar a convertirse en medios de producción de contenidos. Sólo hay un problema con esta idea: la producción de contenidos es cara. Consume tiempo, dinero y esfuerzos. Además, hace unos años Fernando Polo popularizó la regla del 10/1: de cada 10 contenidos, sólo 1 tendría que estar basado en la promoción del producto o servicio que la organización pretende vender al consumidor. Aunque la proporción podría ser otra, la idea es clara: hacerlo de otra manera sería hacer publicidad tradicional. Si la producción es cara, y el grueso de los contenidos no han de tratar sobre la organización, ¿de dónde sacamos esas 9/10 partes de contenido?

¿Qué tal sacarlo de la Web? Al fin y al cabo tenemos más contenido que nunca. En el año 2009, el marketer Rogit Barghava escribió un post en el que apostaba por la creación de un nuevo perfil profesional que se encargaría de la tarea de navegar por la enorme masa de contenidos de la Web, seleccionando sólo los mejores para su organización: el content curator, o curador de contenidos. Según Barghava, el content curator es:

someone who continually finds, groups, organizes and shares the best and most relevant content on a specific issue online

Ese proceso de encontrar, agrupar, organizar y compartir contenidos web en forma de colecciones es lo que se ha dado en llamar curación de contenidos. En la segunda entrega de la serie comentaré los procesos de búsqueda y de publicación de colecciones, mencionando algunas de las herramientas más populares para llevarlos a cabo.

Para las organizaciones que quieren hacer llegar un producto o un servicio a los consumidores, podemos extraer algunas ideas del artículo de Barghava:

  • El objetivo de la curación no es aliviar la infoxicación de los usuarios, aunque ése puede ser un objetivo derivado: su función principal es la de crear vinculación.
  • La curación no es inteligencia competitiva, aunque también podría ser utilizada para ese fin: la información fluye hacia afuera de la organización, hacia los usuarios, por lo que la curación se relaciona más con la comunicación que con la prospectiva de negocio.
  • La curación no es una especie de servicio de difusión selectiva de la información: la curación tiene una carácter prescriptivo, algo así como “en mi opinión, esto es lo que deberías saber”.

La definición de Barghava plantea al menos tres preguntas importantes. La primera de ellas: ¿qué sentido tiene hablar de una “nueva profesión” si todos nos comportamos en nuestras redes como curadores de contenidos? Cierto, todos compartimos contenidos en nuestras redes, pero lo hacemos de diferentes maneras. Intuitivamente, no todas las maneras de compartir contenidos tienen el mismo valor informativo. Consciente de este hecho, Barghava propuso en 2011 cinco modelos de curación de contenidos: agregación, destilación, elevación, mashup y cronología. La tercera entrega estará dedicada a examinar qué diferencia a las diferentes maneras de llevar a cabo la curación: el proceso de dar sentido a la información (sense making). También veremos que esas diferentes maneras de curar contenidos permiten a las organizaciones posicionarse de diferentes maneras.

La segunda pregunta: ¿no son los bibliotecarios-documentalistas content curators? Como hemos visto, el perfil del content curator está relacionado con el marketing 2.0 y la comunicación, lo que implica unas determinadas habilidades. En la cuarta entrega comentaré los cambios de mentalidad que implica la curación de contenidos para los bibliotecarios-documetalistas, y las habilidades en las que deberíamos poner más énfasis.

La tercer pregunta: ¿no hay otros perfiles que ya realizan curación de contenidos? En concreto, se menciona a los Community Managers como aquellos profesionales encargados del proceso de curación. Así que, de nuevo, ¿qué sentido tiene hablar de un nuevo profesional? En la quinta y última entrega veremos que en la práctica las barreras entre las competencias de los diferentes perfiles son difusas, pero aún así tiene sentido defender la independencia del curador de contenidos en un contexto más ámplio: el de la estrategia del contenido web.

Más información

Evelio Martínez Cañadas
Colaborador de Biblogtecarios
Documentalista y Biólogo

9 pensamientos en “El concepto de curación de contenidos

  1. Pingback: Probando Scoop.it

  2. Pingback: Probando Scoop.it! | Un mundo complejo

  3. Pingback: Content curator, curador de contenidos y otras “enfermedades” – Blog-o-corp

  4. Pingback: El concepto de curacion de contenidos | DOKUMENTALISTAS | New-Tech Librarian | Scoop.it

  5. Muchas gracias Evelio por tu apoyo,

    Cuando quieras puedes registrarte para echar un vistazo a esta nueva manera de compartir información. Para cualquier cosa, no dudes en contactar con nosotros.

    Un saludo,

    Déborah Rueda

  6. Hola Déboah:

    Estoy de acuerdo contigo: a mí también me gusta enfatizar el carácter prescriptivo, ya que la curación puede llevarse a cabo en otros ámbitos no relacionados directamente con el marketing (como el periodismo).

    Enhorabuena por poner marcha Etceter, tiene muy buena pinta. Muchas gracias por tu comentario, y mucha suerte con el proyecto: un saludo.

  7. Hola Evelio,

    Me parece muy interesante tu aportación acerca de un tema del que, cada vez, se habla más: la curación de contenidos. Personalmente, resalto los objetivos que mecionas de crear vinculación, comunicación y prescripción. De estos tres, resaltaría aún más el último: “en mi opinión, esto es lo que deberías saber”. Creo que esta frase resume muy bien la función del content curator, especualista, a priori, sobre determinado tema.

    Profesionalemnte, trabajo en en Etceter (www.etceter.com), una nueva plataforma social cuyo valor central es la curación de contenidos. Nos regimos principalmente por este principio pues nos parece una nueva necesidad que el usuario ha ido necesitando poco a poco. No sómos los únicos, ya que cada vez son más las herramientas sociales que van surgiendo en torno a este principio, hecho que me entusiasma.

    Un saludo,

    Déborah Rueda

  8. Pingback: Vigilancia Social, el Content Curator y el Community Manager | El Content Curator – Víctor V. Valera

  9. Pingback: Polémica por el término “Content Curator” | El Content Curator – Víctor V. Valera

Los comentarios están cerrados.